Mishiguene sigue tan mishiguene como corresponde, recuerdo que quiere decir loco en idish. Esta vez, compartí la chifladura con mi catalán, #PietroSorba y #TeresaDonato, con los que probamos la nueva carta de otoño, diseñada por #TomásKalika con el trabajo ingenieril de su socio #JavierIckowicz.

MISHIGUENE-J&T-CH
Reconozco que fui con ganas, experiencia anterior sumada a los comentarios de gente que entiende del tema y la compañía. Porque a veces, cuando me convocan para estas “aventuras”, algunas resultan bien, pero otras no: quiero huir. Ya sé que no es la cocina de mi vieja, no, pero cada plato que probé disparó un recuerdo de alguno de la mesa. Los sabores eran ricos, la presentación muy buena y el clima que se generó es de esos que te hacen pensar que una comida es mucho más que ese plato que se planta frente a vos.

IMG_3836

La mezcla de corrientes migratorias, la diáspora, esencia del restaurante, sigue presente en toda la carta. También, aparecen recuerdos personales del chef, donde se nota que hay investigación y algunos guiños que pueden explicarse, todos en favor del sabor, como el pastrón con y sin hueso. El que trae hueso, explicó Tomás, es un homenaje a esta tierra, preparado con una costilla de asado entera, costilla limpia que fue entregada a Pietro como trofeo. Y el sin hueso, proviene del corte vacuno de grano de pecho, que Tomás consigue entero, muy tierno, delicioso.

IMG_3837

Las entradas deben probarse despacio, sin tentarse demasiado con la muy buena panera o los pepinos caseros, porque el espíritu de comer todo y en abundancia es el mismo que el del pasado, aquí no hubo reiterpretación. Comenzamos con ensalada de arenque con vinagre de hierbas, preparado con lacha, un homenaje al arenque marinado (¡esperemos que en poco tiempo #EddySthabolz consiga importar arenque!!) sobre una espuma de puré de papa, para comer con endibia, muy rica y que a mi viejo, que me introdujo en ese sabor, le hubiese gustado. Seguimos con baba ganoush (berenjena ahumada a la leña con salsa tahina), con el gustito de la que hacía mi mamá.

IMG_3839

Un mimo a Pietro fueron las alcachofas a la giudia (alcauciles fritos, a la judía, como los preparan en Roma), que al maestro de cocina italiana (y a toda la mesa) nos encantaron.

IMG_3842

La flor para un mishiguene, coliflor al estilo Eyal Shani,
 chef, maestro de Tomás, al horno de leña, con lebaneh, matbuja y tahina, me sigue pareciendo un plato buenísimo.

IMG_3841
Y hubo más… Keppe, riquísimo, sobre ensalada israelí. Varenikes (“Los de la bobe son los mejores. Estos son nuestra versión.
Con cariño, respeto y tradición”) con su grasa de pollo dorada y cebolla frita, y me repito, si entonces nadie hablaba de colesterol, ¿por qué traerlo a colación?

IMG_3840

Y los pastrones (en sus dos versiones) con farfalej, de los que ya les conté, muy ricos y que también pueden probarse al mediodía, en sándwich.

IMG_3846
Los postres subieron varios escalones: crema pistacchio y manzana; La huerta de Cathy, un postre que es un recuerdo a una cocinera vecina, amiga y maestra de Tomás en Jerusalem y después, un homenaje a las abuelas rusas, una masa arrollada con nutella, que se embebe en crema de tofee y helado, del que no quedaron ni las migas.

IMG_3849

IMG_3847

IMG_3848
Muy buenos vinos, atención correcta y un párrafo aparte para el clima que se genera los viernes, con música klezmer en vivo y final de brindis… ¡Le jaim, por la vida!

nuevamish

 GPS: Lafinur 3368. Teléfono:011 3969-0764. Ver más información en

Mishiguene

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *