Al Zein

Los sabores de Medio Oriente, a pesar de sus miles de años, hoy son tendencia en el mundo. Hummus, tabuleh, shawarma, falafel y mucho más se ofrecen en locales al paso o con mesas. La Argentina no quedó al margen de la movida y algunos espacios, como Al Zein, abrieron sucursales.

Hasta hace un tiempo, cuando quería comer platos de Medio Oriente buscaba alguno de los lugares que me eran familiares. No abundaban. Hoy, a la tendencia en materia de esa comida, se sumaron los de inmigrantes que abrieron pequeños espacios. Allí se puede comer, y muy bien, los platos de su tierra.

Uno a el que solía concurrir era Al Zein, en Cañitas. En un comienzo chiquito, con el correr de los años y el boca a boca creció. Allí preparan buen shawarma y platos típicos. Hasta hoy lamento que hayan cerrado el anexo pegado de pastelería, con masitas de pistacho que eran una delicia, pero el mismo no duró mucho tiempo, porque le ganó la necesidad de mesas.

La fama del primer Al Zein hizo que sus dueños abran esta segunda casa, cerca, sobre Federico Lacroze casi Av del Libertador. Ésta es más lujosa que la anterior. Con un ambiente armado en gran salón, decorado por lámparas de cobre y adornos árabes y mesas más ceremoniosas.

La larga barra, con parrilla y aparatos de shawarma a la vista, está dedicada a la venta de productos y al despacho de comida para llevar. Afuera, en la vereda, hay hall-terraza con sillones, para comer o pedirse un café con borra (aunque no haya quien la lea).

La carta es igual en los dos locales. Para comenzar, hommos (hummus), mtabal (puré de berenjena), mohamara (puré de morrón), tabule, laban (yogurt) o ensalada Belén, entre otras opciones, platos que suelen salir bien, pero que el día que fui pecaban de muy salados (cocinero enamorado, por una vez se le perdona).

Todos vienen con pitas finitas, calientes. Después, fui directo al burak de queso y, sorpresa, en vez del tradicional, que lleva una masa hojaldrada, aquí marchan como empanadas elaboradas con masa frita. Relleno rico, pero esperaba otra cosa.

El shawarma es la fija, lo hacen bien y como el resto, ese día llegó hiper salado. A mi me gusta comerlo de carne (aunque también lo hacen de pollo), con pan de pita, no al plato, picantón y con salsa de laban. No es de esos platos que se piden para llevar, porque el pan (con el que arman el cucurucho) se humedece. También hay falafel. Recuerde que por motivos religiosos, aquí no se sirve alcohol.

¿Los postres? Recomiendo tener en cuenta el servicio meteorológico. Si es un día de mucha humedad, pase. La masa fila se pone gomosa y el resultado es obviable. La cuenta que llegará al final es muy amable, detalle que en estos días no es uno más.

GPS: #Comidaárabe #SaboresdeMedioOriente #Shawarma #Falafel #Hummus #AlZein

Federico Lacroze 1660. Teléfono: 4773-0330, 4776-7590.

Ortega y Gasset 1812. Teléfono: 4775-1402.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *