Aldo´s Palermo

Atravesar la ciudad y llegar a #Aldo’s de San Telmo no me resulta fácil, por eso, su apertura en Palermo ya no me libera de excusas. #AldoGraziani sigue firme con sus emprendimientos y esta nueva casa lo reafirma: un espacio donde el vino es protagonista, acompañado con la muy buena cocina de #MaximilianoMatsumoto.

La esquina de lo que era la antigua terminal de La Lujanera, el 57, en Palermo, cambió: hoy lo ocupan viviendas, #LaMar, varios cafés, como #Birkin, ahora Aldo´s y en meses, un hotel. ¿Nuevo polo? Puede ser, lo cierto es que creo quedarán los de calidad y éste, seguro, seguirá adelante. Ya ingresando, hay que pasar por la gran terraza que precede al local, con mesas donde tomar buenas copas de vino con alguna tabla de fiambres o quesos, y de paso, ser protagonistas de una gran vidriera, como le gusta a cierta clase de porteños, en especial al atardecer o por la noche. Los “Isidoro Cañones” huyen del sol…

Después, un salón, que mantiene el estilo de la casa matriz del microcentro, en tonos de rojo, con sillas, mucho espejo y vinos, sello de la casa, por todas partes, es el rincón más íntimo, hasta que inauguren el salón de la gran cava, en poco tiempo.

Como en las otras sucursales, el vino en la mesa difiere muy poco de su precio en vinoteca y si además, después de beber una botella con la comida, ésta le gustó y quiere una para llevarse a su casa, se la venden con descuento. La idea de Aldo Grazziani es promover el buen vino argentino, el de todos los terruños del país, con hacedores tradicionales y nuevos, por eso, resulta un placer detenerse a apreciar las etiquetas, donde se encontrará con algunas perlitas, algunas cargadas de humor, que contienen muy buenos vinos.

Pasando a la comida, los fuegos, como ya les conté, están en manos del chef Maximiliano Matsumoto, quien se inició con Germán Martitegui, primero en Agraz y luego, en Olsen. Maximiliano es de esos profesionales enrolados en la búsqueda de sabores sutiles, (a esta altura, decir que un chef como él usa sólo productos de calidad y de temporada, me parece obvio).

En carta hay variedad de entradas, me gustó mucho el gazpacho de tomates verdes con granita de yogur y moras frescas, bebido uno de esos mediodías donde el asfalto quema. Seguí con una provoleta de halloumi, y luego cóctel de camarones, un plato que hacía años no comía, con salsa golf casera, suave, y que me trajo a la memoria fiestas familiares.

El final de las entradas fue un hummus sacrílego para la ortodoxia de Medio Oriente, pero delicioso: a base de arvejas con menta, queso feta rallado y un toque de rodajas de salchicha parrillera asadas.

En platos fuertes hay varios cortes de carne y pesca del día, como la pesca blanca a la sal, base que Maximiliano prepara con mezcla de hierbas, para saborizar más al pescado. Marcha con remolachas al rescoldo, ahumadas y tomates reliquia.

También hay carnes, pastas, arroces y la tradicional milanesa de cerdo, un clásico de Aldo’s, que en manos de Maximiliano y lejos de Aldo Grazziani (y su versión de milanesa con semillas, que era una suela y de la que aún nos reímos juntos cuando la recordamos) marcha como corresponde…

Para el postre: tarta de manzana con helado, riquísima, y una muy refrescante copa de frutillas y arándanos, también con helado y si se anima, con un toque de tapenade, que preferí obviar. En poco tiempo prometen nuevo local y ampliaciones en éste. Una marca que se consolida en el panorama gastronómico argentino.

GPS:

Aldo´s Palermo Arévalo 2032,

Teléfono: 011 4773-3739.

#Aldo´s #AldoGraziani #MaximilianoMatsumoto #CABA #Palermo

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *