,

Bangkok II Street Food (comida callejera)

En Bangkok no existe el sabor a nada. Esta ciudad es famosa porque en sus mesas se puede comer bien. Y cuando digo mesas, el plural está muy bien utilizado: no hago referencia a restaurantes de lujo. Aquí se puede comer fantástico  desde la mañana a la noche en todos lados: puestos callejeros, pequeños bares, mercados, restaurantes lujosos y los ubicados en shoppings. Gaggan Anand con su amigo Itan (especialista en estos sabores) también sienten así la ciudad: “Bangkok, me dice Gaggan, es la capital de la comida callejera. Yo soy parte de lo que llaman gastronomía gourmet, pero a la noche me vas a encontrar en estos puestos. Son los de todos los días”. Fue así que este dúo me hizo conocer su Street food (cocina callejera) de una manera especial: subida a un Tuk Tuk. Bien agarrada, a los gritos y con cara de pánico, les paso la lista de lo recorrido y probado. Agenden y anímense a hacer su propia lista.

Primera parada. En este bar minúsculo Nat Kahnma (Maha Phruttaram, Thanon Si Phraya) nunca hay sitio, porque aunque parece un pequeño bodegón, está considerado como un lugar para ricos (aclaro que no por sus precios, pero los coches estacionados lo certifican).

Son especialistas en cerdo, en bolitas que preparan con camarones enteros, porque éstos son los buenos, me explican, no los cortados, y en sopas, aunque el termómetro grite 30º. Pruebe todo, delicia.

Segunda parada. Jeh Hong Fried Noodle, donde hace 60 años que elaboran noodles (fideos) en un mercado (Soi Ban Dok Mai 1, Ban Bat). Allí se pueden pedir alitas de pollo fritas, arroz salteado y la especialidad de la casa: fideos caseros con vegetales y camarones. A todo se le puede agregar salsa con rodajas de chile, depende del fuego que admita su paladar.

Tercera parada. La hicimos en TOT, bar especializado en gins. Es un lugar casi de culto entre los gourmets de la ciudad (Soi Nana, Pom Prap Sattru Phai 76). A pocos metros del Teens Of Thailand abrieron otra barra que promete el mismo éxito que su antecesor.

Cuarta parada.  El final de fiesta lo viví en plena calle. En un puesto del mercado nocturno de Silom Road. Allí preparan a una velocidad increíble unas 2000 brochettes de cerdo en menos de 4 horas. Se las puede comer con una salsa dulce y a su vez picante. Consejo: al lado, pegado al puesto, venden agua de coco que apaga cualquier fuego.

Al día siguiente seguimos con la propuesta. Recorrimos el Barrio chino, donde también abunda la comida callejera. Aquí, después de pasar por el mercado de Sampeng Lane, fuimos a Krua Apsorn (Thanon Dinso 173), un restaurante de la colectividad china, donde se come muy bien, por muy poco, es difícil encontrar lugar. Pedimos vegetales salteados con ajo, sopas, fideos, arroces, langostinos fritos con salsa agridulce y helado, todo era rico.

Hay más, mucho más. Desde la mañana temprano hay puestos en cada rincón donde ofrecen desayunos y buen café y con el correr de las horas, fruta fresca, todo tipo de comidas, brochettes, curries, panes rellenos… Hasta bien entrada la madrugada, nadie podrá decir que aquí no hay comida. Bangkok pone sus mesas en las calles, un banquete imperdible.

 

GPS: #Itan #sawan #GagganAnand #StreetFood #Tailandia #Bangkok #Cocinathai #CocinaAsiática #comerenlacalle

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.