, ,

Estamos invitados a tomar… Té Matcha

Los chinos dicen que el té es el espejo del alma y los japoneses lo asocian a la sabiduría. Lo cierto es que hoy es posible beber y degustar té, de la misma forma en que se realiza la cata de otras bebidas. En Casa Cavia lo saben, proponen una charla introductoria al Chado (ceremonia del té nipona) y degustación de té matcha, a cargo de Malena Higashi.

El té es una bebida milenaria, la segunda más consumida del mundo después del agua. Sin embargo, no son muchos los años en que los argentinos lo descubrieron, aunque debería hablar en plural, porque existen muchas variedades de té. Hoy me voy a centrar en el matcha, un té verde que se elabora con las hojas del Camellia sinensis, donde se detuvo el proceso de fermentación. Esas hojas son hervidas en cuanto son cosechadas, luego secadas y pulverizadas. Los japoneses lo aman desde hace más de 800 años, cuando el mismo fue introducido por los monjes zen que habían estudiado en China. Muchos lo veneran por sus propiedades saludables, como el chef indio Gaggan Anand, que me regaló una caja acompañada de deseos, que hacen que cada uno de sus sorbos me llenen de energía.

Los japoneses lo ingieren, pero no de cualquier manera: cada taza (que es de por sí una obra de arte) está inmersa en una experiencia estética, espiritual y gustativa. Esos instantes están regidos por preceptos que tienen en cuenta el lugar donde se lo sirve, cómo ingresar al mismo, las rutinas, el agua necesaria para purificarse, los utensilios, su disposición… Instantes que construyen caminos tomados del budismo zen y del sintoísmo clásico. Son los que llevan a despertar los sentidos, la serenidad y la autodisciplina.

Para los que quieran conocer más acerca de esta filosofía, este martes 14 de agosto a las 18 horas, en Casa Cavia, Malena Higashi, experta en el tema, dará una charla introductoria acerca del Chado y preparará tres variedades de té matcha: una de Koicha (té espeso) y dos de Usucha (té liviano). “Cha”, significa té, explica Malena, y “do” camino. Lleva toda la vida estudiarla y se practica de manera rigurosa, sabiendo que esa perfección nunca se va a alcanzar. Sus cuatro principios son: armonía con la naturaleza (wa), respeto (kei), pureza física y espiritual (sei) y tranquilidad (jaku). En la cata, el aroma del té se siente cuando se lo mezcla con el agua caliente, cuando se lo bebe y también al observar su color verde intenso en contraste con la taza de cerámica sin asas que se toma entre las manos. Además del gusto entran en juego con el olfato, la vista y el tacto. Hay mucho más por por aprender Tomar una taza de té puro es dar un paso a la tranquilidad. Están todos invitados a este Chaji: un encuentro formal de té.

Fotos: agradecimiento Casa Cavia.

GPS: #téMatcha #MalenaHigashi #CasaCavia Cavia 2985 .Teléfono: 4809 8600. #té #téverde #GagganAnand

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.