Mercados: el Cours Saleya, en Niza

Siempre digo que para mí, un viaje sin recorrer un mercado no es viaje. Lo mío no es una obsesión, estoy convencida que la comida de un pueblo es parte fundamental de su cultura y recorriendo sus mercados es como mejor la aprecio. Por eso, llegar a Mirazur, probar la comida de Mauro Colagreco, y no acercarse a uno de los mercados donde se abastece es perderse buena parte de lo que abarca su menú. Así que, allí fui.

Sólo al llegar, hasta esa parte de la Vieja Niza, para entender porqué en Francia se come muy bien. Grandes y chicos, de todas las edades y hasta podría agregar sin equivocarme demasiado, también de diferentes clases sociales, hacen aquí sus compras. Los puestos tienen verduras, frutas, flores, especias, confituras, quesos, fiambres y hasta jabones…

Cuentan que el lugar, que tiene su historia, era frecuentado por Matisse, que vivió en esa calle y la pintó, y Chagall. A metros, el Mediterráneo, aunque para ir a desmayarse con pescados y mariscos, hay que llegar a la Place St-Francois, que por supuesto, no abre los lunes.

Mi mejor consejo es recorrerlo, dejarse tentar, comprar y probar. Además de todo lo fresco, hay puestos de frituras (en época de flores de zucchini, las fríen allí) y de diferentes comidas, todo rico y a precios muy accesibles. Después de darse una vuelta, entenderá que sin mercados es imposible tener una gastronomía de calidad.

GPS: #CoursSaleya #MercadosdeNiza #Francia #CostaAzul #RestauranteMirazur #MauroColagreco

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.