Para el día del amigo… ¡libros!


Festejen o no, siempre es bienvenido recibir de un amigo un libro, aunque el remitente sea uno mismo (me encanta ir de librerías y comprarme ese libro que me está saludando en el estante). Hay varias opciones, les cuento algunas.

Carniceros de Oficio

Eduardo Torres Pablo Torres

Editorial Catapulta

Los amantes de la carne, mayoría en este país, pueden elegir CarnicerosdeOficio de #EduardoTorres y #PabloTorres #EditorialCatapulta Un estudio fotográfico y sociológico de un personaje clave de la argentinidad: el carnicero, en este caso, de quince carniceros porteños. Ese oficio digno, transmitido de padres a hijos, fue el que garantizaba a quienes iban y van a esos templos, que el corte elegido provendría de un animal criado a pastura, que sería el ideal para la comida pensada para la familia (Doña: lleve este y no otro) y mucho más. Un diálogo de vecinos, donde el carnicero exhibía su saber a favor de la gastronomía de su clientela, que lo sabía y lo sabe agradecer. Además de las entrevistas y los registros fotográficos, testimonio de las diferentes etapas de este saber, que comienza con el desposte, en las páginas encontrarán también recetas de chefs importantes, que incluye una d picaña de Beatriz Chomnalez, la de sesos de Germán Martitegui y mucho más. Todos los cortes todos.

 

Cielo e Infierno de la Pastelería

Joaquín Grimaldi

Editorial Catapulta

 

Ante un buen postre de Joaquín Grimaldi, surge una afirmación, casi cantada: Cielo e Infierno. El niño terrible (porque sigue siendo un niño) de la repostería argentina logra, en las páginas de su libro, transmitir la esencia de lo que elabora. Nada es casual. Ningún detalle está puesto porque sí. Cuando pruebo sus creaciones, podré discutir con Joaquín si me gustan o no, si le hubiese puesto o sacado tal cosa (me encanta pelearme con él, son diálogos sabrosos), pero nunca conversaciones indiferentes. Esa palabra no entra en su léxico. Varios capítulos acceden a este mundo joaquineano del yin y el yang. La panadería, con perlas como el pan del restaurante Elena, los postres, la heladería en la que los Dolce Morte son protagonistas y los minipostres forman parte de este recetario que tentará a quienes quieran ganarse un lugar en el paraíso… o en el infierno, jamás en el limbo.

Citas de lectura

Sylvia Molloy

Colección Lecturas. Editorial Ampersand

Los escritores son también buenos lectores. Esta colección reúne, casi en tono autobiográfico, esas lecturas que los fueron marcando, definiendo un destino. En este caso, las de Sylvia Molloy. Y en Degustación de la Letra, un capítulo de este exquisito libro, Molloy narra que aunque era mañera para comer, le gustaba leer libros de cocina. “Me divertía, dice, imaginar las mezclas, los cambios de color y de textura, las transformaciones a través del calor y del frío…”. El primero de esos libros que llegaron a sus manos fue el recetario del frigorífico La Negra. A ese le siguieron varios. Recetas que fueron devoradas con otros sentidos, no el del gusto, con presencia de un Escoffier ajado y fórmulas deliciosas que le preparaba su abuela, o macabras, como los pajaritos en polenta, y su crianza previa, antes de pasar por el cadalso, todo ingerido a la par de un “sándwich anodino”.

GPS:
#Díadelamigo #Libros #Regalalibros #EduardoTorres #JoaquínGrimaldi #SylviaMolloy #Catapulta #Ampesand

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.