Hace muchoooos años, Martín Lippo (chef que hoy vive en Barcelona) me invitó a conocer su nuevo restaurante, quedaba en San Isidro. Recuerdo que el lugar me gustó, pero tuve la sensación de haber hecho, para llegar, un viaje interminable. Lo que menos pensé es que terminaría viviendo a unas cuadras, que hoy deseo que el barrio brinde más propuestas gastronómicas y que en aquella misma esquina, una vieja casa de las que fundaron esta zona, hace pocas semanas, se haya instalado #Bestia. Como buena chusma, fui siguiendo la construcción, hasta que un día, sobre Primera Junta, de las paredes ocres sobresalía un gran jabalí y una gran chapa de hierro oxidado, al igual que las rejas, que anunciaba: Bestia. Tanto el animal como el proyecto que representaban estaban listos.

Comer allí fue casi como compartir el comedor de casa con muchos vecinos: había unos cuantos, aunque también las mesas estaban llenas con gente de otros pagos. Siempre digo que éste es un barrio especial, en el que a sus habitantes no les gusta invertir en una buena comida, cosas de la vida, porque si es por dinero… aquí no falta. De Bestia veníamos hablando hace mucho con Alejandro Feraud (Alo´s) uno de sus dueños, que proyecta nuevas aperturas cerca (¡ojalá!) como una rotisería y quizás, una casa de pastas. Lo acompañan Nacho Trotta (que trabajó en Tarquino y en Alo´s), a cargo de los fuegos y Alejandro Lucchetti (Tree Compañía de Cocina, un catering, también en San Isidro). Los tres se ocuparon  de todo, a lo bestia, la única forma de sacar un proyecto como éste adelante.

De la vieja casona quedó la carcasa y los techos altos. Se renovó todo. Cocina a la vista con varias parrillas, horno ahumador y un ahumador tipo tejano (antiguo zeppelin cortado). Hay un patio donde almacenan la leña, con brasero para las noches frías, y próximamente, mesas, al igual que la vereda (si los amigos del Gobierno de San Isidro lo permiten). El espacio para comer tiene varios rincones, el que más me gustó está presidido por una gran mesa de un solo tronco, para compartir, hermosa, y en las paredes, frascos con conservas y encurtidos, otra de las especialidades del lugar que aportan un toque especial a los platos y que van desde lo dulce a lo picante. Por lo que comenté antes ya se puede intuir: los ahumados, las conservas y los fermentados. Aconsejo elegir un espacio alejado de algún grupo de damas del barrio, y no me tiren de antifeminista, pero las señoras están acostumbradas a gritar, y les importa cero si hay alguien al lado o si los dueños de casa se tomaron el trabajo de seleccionar muy buena música (aunque deberán hacer algo con el ruido, porque no creo que las ladys bajen el volumen).

Volviendo a la comida, la carta es corta, está dividida Para Empezar, Proteínas y Postres, e irá cambiando. Por ahora, hay que esperar la parte de carnes que están madurando (y pueden verse en una cámara especial): aún no están listas, también prometen embutidos caseros y otras especialidades que irán incorporando.

Probé un muy rico choclo asado con mermelada de panceta, polvo de ají panca (que portaba picor) y maíz frito. Una recomendable molleja ahumada con nueces pecan caramelizadas, jengibre y limón asado, combinación feliz (¿se dice así? Era muy rica, basta de palabras al ppp). Para los principales, hasta que no esté terminado el proceso de maduración de la carne (faltan unos 40 días), hay otras opciones. Recomiendo los ribs (costilla de cerdo ahumada) que van pincelando con una mezcla secreta (ya obtendremos la receta, que sirven con diferentes opciones de guarniciones, como un muy buen puré, hongos y espinaca o ensalada de hinojo, semillas de mostaza y peras, entre otros. Y para los que prefieran algo más ligero, el pescado del día. Los fines de semana habrá hamburguesas caseras y cochinillo entero ahumado.

De postre, siguiendo la tónica del lugar, flan de dulce leche ahumado y una torta deliciosa de chocolate con confitura de naranjas, aunque dado los primeros pasos, debería haber pedido las frutas (mi yo chocolatero pudo más). Para beber tienen vinos, cervezas artesanales que les elaboran especialmente y carta de whiskies que irán ampliando. Buen servicio, cocina sabrosa y precios posibles, auguran un espacio de éxito, aunque esté en el Bajo: ¡Bienvenidos!

GPS:
Junta 702, Bajo de San Isidro
Teléfono: 011 4742-1141.
#Bestia Primera #AlejandroFeraud #Alos #NachoTrotta #AlejandroLucchetti #Carnesahumadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *