Súper sopa


Revolviendo en el arcón de los archivos los artículos que conservo de mi paso por Ollas & Sartenes del diario Clarín, encontré la cobertura del lanzamiento de la “Súper sopa”, en 2003. Es de esas notas que no pensé que debería volver a publicar, pero estos días, viendo un noticiero me reencontré con las imágenes de esas latas salvadoras, provistas por el Gobierno de la Ciudad. Mezcla de angustia y algo más, creo que es hora de volver a hablar de esta fórmula nutricional. La misma fue creada por la Universidad de Quilmes. Es efectiva como entonces y protagonista del menú que se sirve en comedores. Por si no la conocen, les cuento de qué se trata.

Hay muchas formas de combatir la desnutrición, la Universidad Nacional de Quilmes desarrolló, en 2003, el programa Súper Sopa, que involucra diferentes sectores de la entidad educativa. El objetivo fue lograr un producto alimenticio de calidad, distinguido por sus características sensoriales y que fuese fácil de preparar y conservar. Este producto es una sopa concentrada (no deshidratada) de hortalizas, carne vacuna -fuente de proteínas y aporte calórico en la forma de materias grasas-, arroz y arvejas, sin conservantes. En ella pueden identificarse fácilmente sus componentes, porque no se encuentran triturados, sino trozados. La misma es envasada en latas, para asegurar el consumo de alimentos naturales, no deshidratados, en lugares o regiones del país en donde es difícil acceder a los mismos. Con ello se busca mejorar las condiciones alimenticias de la población con necesidades básicas insatisfechas. Otra de las características de este proyecto fue que como la capacidad de producción de la planta es limitada, la universidad ofrece la transferencia tecnológica necesaria para reproducirla tanto en el interior del país como en el exterior.

Cuando consulté en su lanzamiento a los responsables, me explicaron que éste es un alimento económico, nutritivo y seguro, que puede destinarse a comedores comunitarios y escolares; y a familias carenciadas. Además, el equipo capacita (aún hoy) técnica y profesionalmente a estudiantes de carreras asociadas al programa. Este producto es de bajo costo (la porción de sopa es la más barata del mercado. cuesta $300 la lata de 4 litros que rinde 50 porciones). Es fácil y rápida de preparar, no requiere lavar, acondicionar, cortar, ni cocinar hortalizas, por lo que su preparación es sencilla. ¿El sabor? Es agradable. Viene en latas y se envasa usando un proceso por el cual en la elaboración no se usan conservantes que alteren su sabor original. El mismo caldo de cocción se encuentra dentro de la lata, brindándole un gustito casero. La calidad de las materias primas son estrictamente controladas por el equipo, para obtener un producto óptimo. Esta sopa, al estar envasada en latas, se conserva un año y permite que se consuman vegetales en zonas inaccesibles o en épocas del año donde son escasos y costosos. También facilita el consumo de carne prescindiendo de refrigeración. Cuando la preparan se cuida al máximo la higiene, lo mismo ocurre con el envase, que es de hojalata firme y no requiere cuidados para su transporte. ¿Cuál es su fórmula básica? Lleva carne con grasa, zapallo, acelga, papas, zanahoria, arroz, arvejas secas, cebolla, sal, puerro y condimentos.

Con el fin de brindar soluciones a los comedores, siguen trabajando en el desarrollo de nuevos productos que satisfagan las necesidades nutricionales de la población. Así también elaboran un guiso de arroz que aporta una gran cantidad de calorías, proteínas y carbohidratos. Constituyendo un alimento completo (acompañado por un trozo de pan y una fruta) a la hora de alimentar niños.  Lleva carne, morrón, tomate, zanahoria, arroz, arvejas secas, cebolla, sal, ajo y condimentos. También ofrecen locro, sopa de vegetales y estofado.

Para tener lista la Súper Sopa, hay que agregar al contenido de una lata 8 litros de agua y calentar. No es necesario cocinar, solo calentar hasta alcanzar la temperatura adecuada para ser servida. De éste modo la lata rinde 50 raciones, del tamaño de un plato sopero. Para el Guiso de Arroz: mezclar el contenido de una lata con 4 litros de agua y calentar. No es necesario cocinar, solo calentar hasta alcanzar la temperatura adecuada para ser servida. De este modo la lata rinde 24 raciones del tamaño de un plato sopero. Se obtiene entonces un guiso de arroz tipo casero de buen aroma y sabor. Y una aclaración importante: el producto final de lo recaudado por las ventas se transfiere al costo, no se obtiene ningún tipo de utilidad, solo se recupera dinero para la futura producción. Entonces, si en su casa este plato es reemplazado por otros alimentos y su mesa no necesita colaboración, sepa que hay mucha gente a la que estas cucharadas le hacen falta. Puede comprar unas latas y llevarlas a un comedor. Gracias.

GPS: Carrera de Ingeniería en Alimentos de la Universidad de Quilmes

#SúperSopa
Supersopa – UNQ
www.supersopa.unq.edu.ar

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.