Tanta

Hace unos meses que llegó Tanta, uno de los espacios icónicos del grupo de Gastón Acurio, a Buenos Aires. Cocina casera peruana, sabrosa, porciones generosas, ingredientes fresquísimos, ambiente agradable y precios posibles. Y hay más.

Cuando me dijeron que #Tanta abría en el microcentro de #BuenosAires, no tuve mucha fe, es uno de esos lugares a los que no voy. Y le temía, confieso, a la noche de esa zona. Error. Este Tanta abrió, viene pisando fuerte y tiene larga vida. Es diferente a sus hermanos peruanos, con el acento puesto en el área restaurante, pero como funciona todo el día, su gen de cafetería y más asoma sin problema.

El local sorprende: es enorme, con mucha madera natural (¡por fin!), patio con palmeras, plantas y entrada de luz solar. Barras de tragos y otra con montaditos, más los postres con la firma de Astrid Gutsche, pareja de Acurio, que tientan.

La cocina, me dice, Anthony Vásquez, el motorcito detrás de este proyecto, puso su foco en esos platos que comen los peruanos en su casa, más algunos guiños porteños, como los ocho tipos de ensalada, porque en la zona las damas que trabajan quieren consumir pocas calorías.

Ay, se pierden las croquetas de ají de gallina, que me hicieron recordar a las que pierden a Pau Arenós y que preparan en #Yakumanka, el restó de Gastón en #Barcelona. También, recomiendo el piqueo, el cebiche, la causa limeña, la quínoa Airport (aeropuerto… ) y para después, qué puedo decir de El Bife de Anthony el Goloso: tallarines al pesto, un gran bife y papas a la huancaína. A mi me gustó y a mi amigo #PietroSorba también, un platazo para dos. Que las chicas sigan contando calorías.

Para otras opciones, el sous chef Allen Mezzoni, formado con Anthony en #LaMar propone la salchipapa limeña (no piense en el colesterol):  papas fritas sobre chorizo, salchicha, morcilla y huevos rotos o los sánguches acompañados con papas rústicas o fritas, las pastas caseras o el lomo saltado.

Para el final, prefiero los postres en vaso, como el suspiro. Mientras, espero lo antes posible aparezcan las golosinas de chocolate de Astrid, mi perdición en Lima. ¿Para beber? Tragos, batidos frutales, jugos y buenos piscos o vodkas. En poco tiempo, armarán terraza exterior para cafés. Bienvenido Tanta y con él, el empujoncito para la recuperación del microcentro porteño.

 

GPS: Esmeralda 938. #Tanta #Cocinaperuana #GastónAcurio #AnthonyVásquez #Microcentro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *